19. 20. 21.

El pueblo pobre y trabajador Egipcio está viviendo momentos claves en el desarrollo del proceso revolucionario que tiene sus primeras bases materiales hace ya unos 5 años desde esas primeras huelgas en Mahalla y Suez, que dieron aliento a una reorganización de la clase obrera que en el 2008 paralizó la producción en todo el país reclamando mínimos salariales, estabilidad laboral y el derecho a la organización sindical. La caída del Gobierno de Mubarak fue un salto en calidad dentro de este proceso de reorganización obrera que hoy está mostrando un punto nodal en el desarrollo de las contradicciones que genera la forma de producción capitalista: los estados burgueses ya no sólo no pueden garantizar las condiciones de vida que el pueblo pobre y obrero conquistó a lo largo de la historia, sino que incluso avanzan sobre esas condiciones materiales descargando todo el peso de la crisis de su sistema económico, político y social, el capitalismo, sobre las espaldas de los pobres y los trabajadores del mundo. Así, vemos las primeras respuestas que dan los trabajadores del sector público en Europa con las marchas de millones que toman las calles en Atenas y en Londres contra los recortes presupuestarios y la imposición de aumentos en las edades jubilatorias, junto al surgimiento de fenómenos como el movimiento Occupy que ya existe en más de 200 ciudades en todo el mundo, con varios Indignados que se reúnen en las plazas principales de sus países, siguiendo el ejemplo de Tahrir, para enfrentar el avance de sus Estados, tomando esquinas céntricas, plazas, y recientemente también, bancos, edificios de las empresas fundidas, luchando en contra de las ejecuciones hipotecarias mediante la toma coordinada de viviendas como lo hizo a principios de diciembre el Occupy Wall Street, bloqueando puertos enteros junto a la clase obrera portuaria como lo hicieron en octubre los Occupy Oakland en esa ciudad de EEUU, e incluso, coordinando la organización espacial de la huelga general de los trabajadores del sector público en el Reino Unido, como lo hizo el Occupy UK el pasado 30 de noviembre.

Las demostraciones de fuerza que nuestra clase está dando en Egipto con la creación de los más de 200 nuevos sindicatos independientes del gobierno, de la patronal y de la burocracia sindical, con la organización del movimiento obrero egipcio en Comités de Coordinación de las Huelgas que posibilitaron la concreción de los paros en las textiles, las marchas docentes, la paralización del transporte público tanto en el 2008 contra Mubarak como ahora, durante todo el 2011, contra el CSFA, merecen ser seguidos con pasión revolucionaria.
Esa reorganización de la clase obrera egipcia posibilitó la organización de los jóvenes de 15, 20 años, los “soldados de Tahrir” que surgieron en El Cairo centralizando y dirigiendo la resistencia contra el Ejército, y fue esa muestra de valentía revolucionaria la que permitió el traspaso de un sector de oficiales medios del Ejército al bando revolucionario.
La lucha que está llevando adelante el pueblo egipcio, que viene perdiendo cientos de heroicos luchadores en los combates desiguales contra el Ejército en las plazas de El Cairo, Alejandría, Suez, etc, causa profunda admiración y respeto. El número creciente de muertos y heridos en esos combates se suma al número de presos políticos que el Consejo Militar mantiene en las cárceles de El Cairo y muestra con claridad la necesidad urgente de acciones revolucionarias radicales: la clase obrera egipcia tiene en sus manos la posibilidad de mostrarle al mundo que los trabajadores pueden acabar con la barbarie capitalista, conquistar su propio gobierno, su propio Estado.
En nuestro país ayer conmemorábamos las jornadas revolucionarias del 2001, cuando cientos de miles de personas salieron en todo el territorio a exigir Que se vayan todos los que dirigían el Gobierno local. Esas jornadas lograron la salida del Presidente en ese momento, y, tras años de neoliberalismo atroz, recordaron que luchando se pueden conseguir victorias parciales. Pero también recordó que sin la paralización planificada de la producción, sin una clase obrera que actúe con sus métodos, no se pueden sostener ni profundizar las jornadas revolucionarias transformándolas en procesos revolucionarios, sino que, al contrario, la patronal se reorganiza, desvía el único camino racional planteado y renueva a sus verdugos para mantener el poder de su clase. Sin embargo, sí hubo ejemplos que hoy nos dan una base sólida para enfrentar los ataques del nuevo gobierno que se mantiene desde hace 10 años: la toma de la fábrica de cerámicos ZANON por sus trabajadores, mostró que la clase obrera puede manejar la producción sin necesidad de patrones. FaSINPat, el nuevo nombre de la fábrica, elegido por sus trabajadores, es una muestra de lo que puede la clase obrera si se propone luchar desplegando todas las armas de su clase para conseguir victorias estratégicas. Ser parte de esa experiencia revolucionaria nos dio herramientas claves para acompañar codo a codo la resistencia obrera que se fue dando de manera molecular pero sintomática en todo el país 7 años después, cuando los trabajadores empezaron a salir nuevamente a organizarse en comisiones internas independientes, desarrollando un sindicalismo de base que posibilitó luchas testigo importantísimas como la que llevaron adelante los trabajadores de la fábrica Kraft Foods durante el 2008 contra la patronal del multimillonario Warren Buffet.
Hoy tenemos lecciones aprendidas de ese 2001: la centralidad obrera para organizar la paralización de la producción, la toma de fábricas, como lo hicimos en ZANON, la coordinación con todos los demás sectores oprimidos, es la clave para vencer. Esa centralidad no fue conseguida en nuestro país hace 10 años, pero tiene expresiones embrionarias y fundamentales en el actual proceso revolucionario abierto en Egipto. Su desarrollo dependerá exclusivamente del desarrollo de la coordinación las huelgas, de si la clase obrera logra la hegemonía de su clase en la dirección del proceso revolucionario mediante la preparación de la huelga general y el aporte de sus mejores elementos para la defensa armada en las calles, en las fábricas y en las plazas. La construcción de esa hegemonía es posible sólo mediante la creación de un Partido de trabajadores revolucionario que se proponga disputar el poder del Estado a los patrones y sus fuerzas represivas, y sea entonces uno de los primeros pasos en la organización de la clase obrera a nivel mundial, cuando el mundo entero vibre nuevamente al grito de REVOLUCIÓN!
Hoy, 21 de diciembre, las mujeres egipcias salen otra vez a las calles, tomando la delantera en la lucha contra la opresión y la explotación, como lo hicieron en la primera huelga textil, en el 2006, cuando al compás del “Acá están las mujeres, los hombres dónde están”, entraron a las salas de máquinas de la fábrica  Misr Spinning and Weaving Company y lograron que los trabajadores apagaran las máquinas y se les unieran en la huelga.
Las nuevas organizaciones que se vienen dando los trabajadores en Egipto; la Federación Egipcia de Sindicatos Independientes (EFITU por sus siglas en inglés) y el Partido Obrero Democrático que cuenta en sus filas con el reconocido bloguero egipcio trotskista Hossam el-Hamalawy y al dirigente obrero trotskista Kamal Al-Fayoumi, no pueden retrasar más un pronunciamiento por la necesidad de la huelga general, por la defensa armada del pueblo, diciendo claramente que las respuestas a las demandas democráticas planteadas hoy por las mujeres, los jóvenes estudiantes, los trabajadores egipcios, sólo pueden ser garantizadas mediante una Revolución obrera y socialista.
Ese es el horizonte de todo revolucionario, ahí nos reunirá la Historia.
Nuestros muertos serán vengados.
VIVA LA REVOLUCIÓN OBRERA Y SOCIALISTA!
POR LA RECONSTRUCCIÓN DE LA IV INTERNACIONAL!!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: