La crisis del trabajo asalariado en EEUU (y en los demás países centrales)

La industria metalúrgica necesitaba antes 1000 trabajadores, ahora hace el mismo trabajo con 100, entonces los despidos se vuelven permanentes, no sólo una parte temporaria del ciclo de negocios… Hoy, incluso los empleos que requieren habilidades especializadas como los contadores y los administradores pueden ser conseguidos en países como China o India. Para empezar, necesitamos concentrarnos en los estímulos de corto plazo -yo lo llamo inversión- que al tiempo que agrega demanda, expande el mercado del trabajo futuro. Los días en que General Electric o Ford podían llegar a tu pueblo con una fábrica de 25000 personas, se han ido. La fábrica de hoy, dice Katz, es de 500 trabajadores manejando máquinas y robots. Las manufacturas ya no pueden sostener a la clase media americana. Necesitamos pensar en el futuro de la clase media siendo generada no por fábricas sino por centros de organización, que son redes de áreas urbanas como Austin, Silicon Valley y Raleigh-Durham, donde la gente aprende, imagina y crea valor rápidamente combinando universidades, manufacturas de alta tecnología, software o proveedores de servicios y una alta creación de empresas que colaboran y compiten con las cosas inventadas que hacen la vida de la gente más entretenida, productiva, saludable, educativa y confortable. Los trabajadores con conocimiento en estos centros de organización serán los generadores de ganancias. Sus ganancias pueden y mantendrán cientos de empleos para las clases medias, pero estas clases medias necesitarán también, más habilidades. Requerirán trabajadores con algo extra, algo creativo -como los viejos artesanos- para cualquier trabajo que hagan, dice Katz, y se les pagará más. Es como el carpintero que aprende nuevas técnicas, como el cuidador de ancianos que les puede poner a los viejos una sonrisa en la cara, como el mecánico de autos que aprende a tener un trato personalizado. La salud de nuestro país, dice Katz, será conducida por los bienes y servicios que estos centros de organización venderán en el mercado mundial.

Al artículo “The End of the Future” que explicaba el problema de la falta de innovación tecnológica que arrastras desde hace 50 años EEUU, le siguen en el NYT columnas domingueras como esta, en donde los economistas de la burguesía explican el problema real que subyace a las crisis capitalistas (la reducción de la obtención de plusvalor relativo a medida que la tecnología se expande por igual a todas las ramas de la industria y a medida que ya no se puede conseguir plusvalor absoluto porque el trabajo humano fue reemplazado por máquinas. Claro, el tipo este no dice eso, dice que el problema es que como no hay empleo, no hay consumo. Pero la base estructural por la cual el capitalista se funde es que no puede obtener ganancias si no explota trabajo asalariado) e insiste con la fórmula que aplicó el RU hace 30 años (y que hoy genera las tasas de desempleo más altas en 17 años): desmantelar la industria impulsando una “Economía del Conocimiento”. La intelectualidad burguesa es muy brillante: detecta el problema superficialmente, lo explica superficialmente, y propone una solución, también superficial. Por qué no explica el problema profundamente, por qué no propone una solución -la única- profunda? porque la defensa constante de los intereses de su clase le impide hacer una evaluación completa y científica del problema; la intelectualidad burguesa no puede decir que si no hay trabajo humano, no hay ganancia para el Capital porque sin fuerza de trabajo humana no hay tiempo de trabajo susceptible de ser robado, porque para decir eso tiene que romper primero con su clase. Entonces, para no romper, se meten en estos embrollos teóricos y políticos. Mientras, la crisis capitalista exige respuestas de sus gobiernos y la salida que queda es la crisis o la búsqueda de fuerza de trabajo en otros lugares. Pero para apropiarse de fuerza de trabajo en otros lugares, tiene que haber hegemonía imperialista que pueda dictar planes económicos en esos otros lugares, y, como lo demuestran los levantamientos en las barriadas pobres y obreras de Londres este año, también tiene que haber represión hacia dentro de sus propios países (en donde las tasas de desempleo van creando una clase obrera desocupada que no tiene nada por perder, que, encima, se junta con las clases medias que también ven que la “sociedad del conocimiento” es cada vez para menos personas y entonces se encuentran en las esquinas de los centros financieros y en las plazas y las Ocupan). Y, en algún momento, invasión militar, como la que organizaron Cameron y sus amigos de la OTAN sobre el pueblo libio hace 11 meses. Sino, se puede ser un poco más pillo y precarizar aún más a la clase obrera, como hace Merkel con los minijobs. Pero eso también trae problemas en algún momento. Volviendo a la nota, lo que es seguro es que la intelectualidad yanqui comete el mismo error que la clase dirigente inglesa: suponer que bajo el orden del Capital puede primar el trabajo intelectual, el trabajo científico, el trabajo tecnológico. Olvidan que lo que sostiene a su clase social (la apropiación de tiempo de trabajo ajeno) es lo que impide que surja una forma de trabajo, una forma de producción, desalienada, basada en el conocimiento, que pueda crear más conocimiento, que sea libre. Así y todo, una forma de producción como la que propone esta intelectualidad bizarra, con Austins y Silicon Valleys de investigación científica e innovación tecnológica por todos lados, en todo el mundo, sí es posible. Pero primero tiene que ser derribado el Estado burgués, tiene que ser construído el Estado obrero, para que la producción se rija de acuerdo a las necesidades de la humanidad y no por la competencia impuesta por una clase social que necesita para mantenerse como tal, robarle su tiempo de trabajo y los productos de su trabajo a la otra clase. Pero claro, una definición así habría hecho colapsar la página del NYT, la red de internet, los cientos de diarios que en todo el mundo citarán esta nota absurda, incoherente, hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: