Archive for junio, 2011

junio 24, 2011

Sentires

 

Esto que sigue abajo lo escribí hace mucho ya. Hoy, no sé muy bien por qué todavía, me acordé de algunas de sus líneas y me sentí triste. Porque una no puede lograr que en cada detalle de su comportamiento se exprese lo que se siente profundamente: nuestros sentires están siempre tironeados, tensionados, presionados por lo que hay alrededor y eso hace que entonces una se olvide de algunas cosas que logró pensar y sentir en otros momentos, en otro tiempo. Pero que se hayan olvidado esos sentires no implica que no existan. Están ahí, latentes, como las semillas. A veces vuelven. Recordándonos quiénes somos (o quiénes querríamos ser, no puedo evitar pensar que en este orden social jamás podré ser lo que quiero). Y se publican. Lo que sigue es un esfuerzo descomunal por que mis sentires siempre tan peligrosamente intangibles tengan algo que ver con el mundo material.

Relaciones cerradas, relaciones abiertas.

Repetición.

Ambas intentan protegerla, preservarla, mantenerla, cuidarla, apartarla del mundo injusto y cruel en la que es creada. Así, Pareja logra inmunidad. Nada puede tocarla, trastocarla, transformarla en su contraria, revolucionarla. Es Pareja. Infinita, incansablemente, Pareja. De a Dos. Para Dos. Por Dos.

El detalle es que Dos no es Muchos. Muchos no es lo contrario de Dos, ojo. Muchos contiene a Dos… pero no es Dos. Es más que eso. Por eso Muchos no es aceptado por Pareja, porque ella sólo acepta a Dos. Aunque sea abierta. O cerrada sinceramente. O cerrada con mentiras.

Conservar esa idea, ese formalismo, esa frontera ficticia dibujada por Pareja, para dejar a Dos tan solito, resulta, cuando menos, llamativo.

Porque lo que existe es Muchos. No Dos. Ni Tres ni Uno ni Cinco mil trescientos sesenta y ocho. Muchos es lo que existe y lo hace como una red increíble y bellísima. Inspiradora. Esperanzadora. Una red secreta, que permite el desarrollo de las potencialidades. Al contrario, Pareja estanca lo posible. Como las células en desarrollo de un huevo de sapo, las personas de las que está formada Pareja se especializan y pierden la posibilidad de ser otra cosa. Pierden la posibilidad, se olvidan, que pueden ser Muchos. Muchos permite el movimiento, la variación para que lo que es potencia pueda ser real. En cambio, según Pareja, las cosas son como son. A veces, cuando se pone a Pareja en la cajita que dice “Relación abierta” (que es una cajita con más grados de libertad y entonces lo que hay dentro puede ocupar mayor cantidad de lugares, moverse con mayor variación de velocidades y colores y sonidos), aparece una cierta flexibilidad dentro de la caja y se crea incluso la ilusión de que Pareja acepta a Muchos. Aunque Pareja nunca haya salido de su caja asignada, y Muchos nunca haya entrado. Dentro de la cajita con mayores grados de libertad Pareja cree contener a Muchos. Aunque no lo haga. Se acerca, pero no lo contiene. No puede, porque nunca dejó de ser Pareja y porque sigue dentro de la cajita.  Muchos, mientras, baila afuera de las cajitas, se desliza sobre sus superficies, sobre sus bordes, sobre sus líneas inventadas, sobre sus fronteras ficticias, formales, vanas. Muchos canta y de su canto salen más Muchos que quieren cambiar el mundo… de a Muchos. No de a Dos. Ni de a Cinco mil trescientos sesenta y ocho.

Por eso, aunque se siga intentando mantener intacta a Pareja, incentivando las relaciones “cerradas” o incentivando las relaciones “abiertas” para que Pareja se sienta cómoda y feliz, a mí desde hace ya un tiempo a esta parte (junto con la estructura de las casas, de las habitaciones, de los horarios, la estructura de las salidas, de las calles, de las mesas, de las camas de Dos plazas, de los baños, de las oficinas, de la ropa, de las sillas, de la comida, de los escritorios, de los platos y de todo) me suena a una idea absurda, a una idea que se viene intentando salvar desde hace tiempo y que yo siento, percibo, sé… que al menos ahí, en Pareja, no hay nada por salvar.

De Muchos en cambio, sí hay mucho, muchísimo, por salvar. Yo con Muchos quiero construir el partido de mi clase, con Muchos quiero hacer nuestra revolución, para que los Muchos que hoy por su forma de trabajo y su forma de vida están encerrados en las cajitas de las “relaciones” (a quién se le ocurre encerrar una relación en una cajita!!!), salgan de sus cajas, se deslizen sobre ellas, bailen sobre sus tapas, dibujen sobre sus 6 caras, les pongan música, las transformen revolucionariamente en cualquier cosa menos en otras cajas, de la mano de la transformación de la forma de producción, de la mano de la transformación de su trabajo, de la mano de la transformación de sus vidas.

Relación abierta, relación cerrada.

Repetición.

Anuncios
junio 24, 2011

Realidad y Racionalidad de la Revolución

Lo real se llenó de agua acelerada, enfocada en cuerpos indefensos que resistieron hasta que avanzaron los otros cuerpos, esos armados con palos y escudos y cascos y fuerza entrenada para derribar el no callarse y el levantarse y el protestar y el luchar.

Momentos antes el frío del comienzo del invierno en esta ciudad tan cerca del río era el único que amenazaba el acampe. Pero a estos docentes acostumbrados a las temperaturas de las aulas sin calefacción de las escuelas y colegios del sur patagónico esa amenaza les resultaba bizarra. Sus cuerpos y su sangre son una sola cosa con el frío y las condiciones adversas del medio porque son trabajadoras y trabajadores que llevan en sí la fortaleza necesaria para no derrumbarse frente a las caras cansadas y de pocos desayunos y de pobres almuerzos de sus alumnos, todos hijos e hijas de los trabajadores y los pobres de Santa Cruz, esa provincia que produjo tantos nuevos ricos del oro negro en tan poco tiempo y que viene condenando a la miseria y el abandono a tantos trabajadores desde hace tantísimo más.

Son las 0 horas de una noche de cielo limpio que muestra algunas estrellas que dejan verse tras la huída de las nubes. Las maestras, los maestros, lloran. No por el agua, que a cualquier cuerpo a esa temperatura y a esa presión, le duele, y bien feo. Lloran porque les duele la impotencia que crece y se expande ante este Gobierno “que no reprime”… No reprime a Warren Buffet, no reprime a Pedraza, no reprime a Cristóbal López, no reprime a Peralta, porque no puede reprimirse a sí mismo. Sí reprime a nuestros maestros, a nuestros jóvenes militantes revolucionarios, a nuestros trabajadores y trabajadoras que se empiezan a organizar, a nuestros compañeros de los pueblos originarios, porque son sus enemigos de clase.

La prensa viene reflejando algo que llama la atención, bastante. El Guardian de hoy, obviamente, no habla de los docentes de Santa Cruz reprimidos y desalojados por el Gobierno de Argentina (así como tampoco hablan de esto los diarios locales). El Guardian habla de la Comunidad Económica Europea. Viene hablando de ella desde hace 3 años ya, cuando estalló esta nueva crisis capitalista. La nota de hoy se llama “Greece, Schengen, Nato – it´s time to admit the European dream is over” 1.  Su último párrafo explica que las razones del desmembramiento de la Unión Europea serían “fortalecer las formas de cooperación, reducir al mínimo los peligros de guerra entre Estados, los conflictos étnicos entre ellos, la miseria de los más indefensos”. El mismo párrafo termina con una última línea en donde se admite que “irónicamente, todas esas razones fueron las que dieron lugar a que se creara la Unión Europea en primer lugar”.

Lo real se llenó de bronca anoche porque demostró nuevamente (como viene demostrando desde que existe la explotación del hombre por el hombre) que no se condice con lo racional. Que la presidenta y sus partido y sus burócratas sindicales y sus empresarios amigos y sus políticos aliados digan y repitan todos los días que ellos quieren el bienestar de la población y que son un gobierno “nacional y popular”, que “impulsa la Ciencia y la Técnica”, que “da la Asignación Universal por Hijo”, que es el gobierno de los “derechos humanos”, etc, podrá sonar muy lindo pero no se condice con el nuevo desparecido en democracia, con la Ciencia al servicio de los empresarios locales e internacionales de las “incubadoras científicas” o al servicio de las fuerzas represivas del Estado, con el asesinato de Mariano Ferreyra, con el asesinato de Fuentealba, con las redes de trata manejadas por la Policía del gobierno nacional, con las burocracias sindicales sobre las que el gobierno nacional se erige como poder incuestionable, etc. Que la Unión Europea esté planteando salirse del Euro para “evitar la miseria de los más indefensos”, no se condice con las supuestas metas que tenía planteadas cuando se planteó su creación. El capitalismo es un sistema que si bien aparenta tender a la creación de espacios de colaboración y solidaridad entre los seres humanos (esos aglomerados gigantezcos que son las fábricas en donde puede llegar a haber cientos de miles de seres humanos transformando la materia organizadamente, en equipo, necesitándose unos a otros), si bien pretende vender la imagen de sistema mediante el cual es posible la conformación de Organizaciones Mundiales de la Salud y Fondos Monetarios Internacionales y Organizaciones Mundiales del Comercio y Comunidades Económicas Europeas, no puede llevar ninguno de sus discursos hasta el final. Porque es irracional.

Lo real, nos decía Hegel, es racional. No podemos cambiar lo racional para ajustarlo a lo real, porque sería un atraso para la humanidad, un sinsentido absoluto, una continuidad de lo que sucede hoy. Sí podemos transformar lo real para que se ajuste a lo racional, porque así como se presenta por estos días no merece (ni puede, por mucho tiempo más) existir.

Sí podemos (y debemos) seguir planificando nuestra Revolución.

Viva la lucha de los docentes de Santa Cruz!!

Viva la lucha de la clase obrera!!

1. http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2011/jun/23/greece-schengen-nato-eu

junio 19, 2011

Desde la provocación

Los dos más llamativos (y sólo en sus raptos de mayor lucidez) pronuncian palabras que parecen gobernadas por el azar pero que tienen alguna conectividad. Alguna relación causal, alguna coherencia. Hablan de “las izquierdas”, de “nacionalismo”, de “la Historia”, de “pesimismos”, de “esperanzas”. Colgados en la trama caprichosa de sus razonamientos aparecen Otto Bauer, Mariátegui, Haya de la Torre, Bolívar, Einstein, José Aricó, Darwin, Humboldt, Gramsci, a veces y de costado, Marx.

Son 4. Hablan. Y hablan. Y hablan. Y hablan.

Hasta que le toca a él.

Sus palabras son sencillas, sinceras, fraternales. No miente. No tergiversa. No exagera. No olvida. No confunde. Conoce a Darwin y a Mariátegui y a Einstein y a José Aricó y a Otto Bauer y a Haya de la Torre y a Bolivar y a Humboldt y a Gramsci y muchomuchomucho a Marx y conoce a muchos más también, como Trotsky y como Lenin, por ejemplo. Pero, cuando se habla desde ellos, no es necesario hablar de ellos. No hace falta hablar de Lenin para explicar desde Lenin que la represión a los trabajadores de Kraft, Mafissa, Ferroviarios, la llevó adelante el Gobierno K que estos 4 sujetos defienden (o que, de mínima, no critican abiertamente) porque el Estado burgués es un grupo de hombres armados al servicio del Capital. Los “intelectuales” alineados con los partidos pro patronales, o que a los partidos pro patronales no les hacen mella, los intelectuales que no se mezclan con “las izquierdas estrictas”, sí necesitan hablar de y de y de y de y de… porque nunca hablan desde. No tienen un desde desde el cual hablar, porque su verborragia de levedad y de dejar hacer y de dejar pasar, no encuentra identificaciones claras. No saben quiénes son. Por eso están a veces con tal partido burgués, a veces con tal otro. Porque no tienen identidad. Ni perspectivas de identidad.

El gran, terrible, problema de la “intelectualidad” local (e internacional) es que es hija de un momento histórico que, inundado de definiciones como “la verdad no existe” (y con ella, todo lo que ella incluiría: la clase obrera, la posibilidad de un partido de la clase obrera, la posibilidad de la Revolución, etc), duda de su propia existencia, de su propia materialidad, de su propia identidad. Perdidos sus desdes, no pueden más que vivir de hablar de tal y de tal y de tal. Hasta que aparece alguien que les muestra su desde propio, ese desde construído con años de militancia revolucionaria en las mismas aulas en las que ellos se dedicaron a ocupar cargos y cátedras con las cuales intentaron e intentan justificar, a veces más sutilmente, a veces más burdamente, lo injustificable: este orden social decadente e injusto. Ellos escuchan ese desde que los cuestiona. Contradictoriamente, lo admiran. Secretamente, lo admiran. Lo ven deslizarse sobre los cerámicos del sur y sobre cortes de Callao y Corrientes y sobre paros en las alimenticias y sobre juicios a genocidas y sobre campañas por el derecho al aborto y sobre revistas, boletines, comunicados, charlas, proyecciones, películas, videos, documentales, spots, voces de radio, imágenes de acampes y de asambleas y de tomas y de marchas y de escraches. Querrían tener un desde así. Nuestro desde los tienta cuando lo tienen en sus narices, porque es un desde listo y dispuesto a acobijarlos, a salvarlos de su destino tan aburrido y tan triste y tan servil y tan gris. Se les acerca, los roza, les suspira en los oídos, se les cuelga de sus bocas unos segundos, les presiona las yemas de los dedos, les da más oxígeno y más hierro y su sangre se altera y se hace más roja y más fuerte… y los revive. Pero dura poco. Enseguida, como no pueden aprehenderlo, el desde se les va. Pasa frente a sus narices. Lo dejan irse. No pueden evitarlo. Quizá algunos, en algún momento de desesperación, imploren alguna fuerza sobrenatural y consigan alcanzar la voluntad suficiente para hacerse del desde que ven pasar en los pasillos de las facultades y en los programas de radio y en los canales de tv por internet y en las charlas a las que los invitan los que tienen desdes de sobra, bien afilados y bien fuertes y bien claros. Quizá, alguno de estos “intelectuales” encuentre su desde con el cual servir de algo a esta lucha bellísima por nuestra Revolución. Quizá no. Y tampoco importará tanto. Marx ya había escrito en esa tesis famosísima que de lo que se trata no es de interpretar al mundo, sino de cambiarlo. Ahí estaremos los que ponemos nuestra “intelectualidad” como una parte orgánica de la lucha de la clase obrera por revolucionar al mundo. Los “intelectuales” que se atrevan a asumir ese desafío desde una teoría-práctica revolucionaria, nos acompañarán. Los que no, no.

junio 13, 2011

10.392 – 7441 = 2951

En una de las primeras clases de Biología Molecular y Celular, cuando estábamos viendo el andamiaje de que dispone la célula para producir sus proteínas a partir del ADN, el docente (y también investigador científico) nos dijo algo que, recuerdo, me pareció sumamente poético y humilde. El tipo (Alberto Kornblihtt) dijo que a él le apasionaban tanto los procesos internos de la célula que los imaginaba como una pieza de danza clásica de la cual podía ver todos sus integrantes pero sin entender cuál era la música que los movía.

2951 es un número. Clase obrera es una palabra compuesta de un sustantivo y un adjetivo. Fusión es un proceso que pueden sufrir ciertos materiales y a veces, incluso se usa para explicar procesos sociales. Vanguardia es un sustantivo que se usa en ensayos, en comunicados internos de los partidos de izquierda y en algunos volantes políticos de esas agrupaciones.

Todo lo que mencioné recién vive en el mundo de la abstracción. No existe algo que sea 2951 así como no existe algo que sea clase obrera o fusión o vanguardia.

Raúl Godoy es el nombre de un humano que trabaja todos los días menos el domingo, 8 horas por día. Habla en las asambleas de la fábrica así como antes de la toma de ZANON hablaba con sus compañeras y compañeros obreras y obreros: contándole sus ideas, su forma de ver el mundo, que es una forma que él rescata de hombres y mujeres de otro tiempo.

Raúl Godoy existe. Es tangible. Tiene ojos verdes, barba y bigotes oscuros, pelo negro, manos duras, voz fuerte y suave, de una suavidad que sólo puede ofrecer la militancia revolucionaria de quien sabe que da su vida por la abolición de este sistema de explotación del hombre por el hombre.

ZANON es un sustantivo. Viene del apellido de un italiano que tenía la propiedad privada de los medios de producción de un tipo de cerámicos en Neuquén. La fábrica en la que trabaja Raúl Godoy lleva el mismo nombre, porque era la misma fábrica. ZANON, como Godoy, es tangible. Tiene ojos verdes-marronesclarito-celestes-marrónoscuro-verdefuerte-verdeclaro-marróntierra. Tiene barba, no tiene barba, tiene pelo lacio-con rulos-rubio-morocho-castaño-rojizo. Tiene manos duras-suaves-manos de mujeres, manos de hombres, manos grandes-chicas-medianas. Tiene voz fuerte-baja-clara-apagada-rápida-lenta-sencilla-brava.

2951. Clase obrera. Fusión. Vanguardia.

Como las proteínas y los ribosomas y los retículos y las cadenas de ADN y las membranas internas de las células, estas 4 palabras, danzan. Saltan y dan vueltas y giran y corren y vuelven a saltar y a girar y a correr y se abrazan y se enganchan, adquieren aceleraciones, se combinan, crean variabilidad. Acelerada. Combinable.

Pero el mundo que nos llega a nosotros no está hecho de conceptos. Los conceptos (el número 2951, los sustantivos clase obrera y fusión y vanguardia) necesitan ser condensados, materializados, para que podamos entenderlos, aprehenderlos. Necesitan volver de donde vienen para que podamos hacerlos parte nuestra.

Raúl Godoy asumió ese trabajo hace tiempo. Tomó las notas musicales perdidas que resuenan como ecos eternos y esperanzadores de la Historia pasada y las puso en un orden que él y varios más, elegimos. Se propuso la fusión de laclase obrera con la vanguardia revolucionaria. La música que guió esa pieza la conocemos todos los que militamos en el PTS porque es la música de nuestra Revolución.

2951 es la parte que el pueblo pobre y obrero, que los estudiantes insurrectos y los intelectuales clasistas de Neuquén, aportaron a la pieza musical de lucha y resistencia.

Qué contradictorio y qué increíble que se pueda llegar a entender la música que guía conceptos abstractos antes que la que guía los pasos de entes bien concretos y tangibles como la ADN polimerasa y el ribosoma 50S y los fragmentos de Okazaki y los retículos y  las membranas.

Nunca me interesaron las elecciones burguesas.

Pero qué absurdo resultó mi desinterés al lado de ese hermoso abrazo entre Raúl y Alejandro, ayer, cuando los números finales dijeron que la clase obrera neuquina tiene su representante obrero ceramista y socialista, que nos abrirá nuevas notas y sonidos para seguir haciendo política clasista, para extender nuestra música de Revolución al mundo entero.

VIVA LA LUCHA DE ZANON!

VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!

VIVA EL FRENTE DE IZQUIERDA Y DE LOS TRABAJADORES!

Notas:

Resultados elecciones Gobernador para el FIT – Izquierda por una Opción Socialista en Neuquén (Jure, Patricia Noemí): 7441, %2,56

Resultados elecciones Diputados para el FIT- Izquierda por una Opción Socialista en Neuquén (Alejandro Lopez, Raúl Godoy, etc): 10.392, %3.60

junio 11, 2011

Unas líneas

 

“… is quite capable of destroying the human race within the lifetime of the present generation-or, if not of destroying the human race, at least so shattering all social and economic organization that homo sapiens would be thrust back nearly to his biologic origins. The  mind resists this conclusion, partly because of its horrible import, partly because of the many prophecies of doom that this generation has seen disproved. But this time there does not seem to be any very great degree of exaggeration.”

Brazos de pulposidad feroz se enredan y lo enredan todo en radios crecientes y profundos de sufrimiento y muerte. Esquirlas de su poder se esparcen por los aires cruzando ríos, desiertos, mares. Aceleradamente, se va adueñando de lo que toca. Aumenta temperaturas, las baja, las vuelve a aumentar, cambia presiones, ensordece, enceguece, seca labios, cuela vientos venenosos, invade tejidos, detiene corazones y pulmones y cerebros, los devora, los destroza, los mata.

El 8 de agosto de 1945 el World-Telegram de New York oficializaba el número de muertos que habían dejado las explosiones en Hiroshima y Nagasaki. Superaban las 100.000. El diario de la alta burguesía inglesa, The Economist, publicaba el 10 de noviembre de 1945 la cita del comienzo. Lo que sigue después de la cita no salió en ningún lugar más que en este y es el tibio reflejo de lo que pasa en mi cabeza hoy viernes a las 11.09 PM después de haber regado (sí, de noche, antes no pude) las alegrías del hogar, los pensamientos, las azucenas. No habla de la bomba atómica sino del capitalismo. De sus armas atómicas, químicas, biológicas, políticas, psicológicas, económicas, sociales.

Las represiones a los levantamientos de Medio Oriente dejaron un saldo, sólo en Libia, de 10.000 muertos en menos de 1 mes y de más de 100.000 pobres y trabajadores que tuvieron que escapar con sus familias de sus tierras por la invasión imperialista. Puedo dar miles y miles de ejemplos más (incluso, locales) en donde no aparecen bombas atómicas y sin embargo la muerte y la destrucción sí, lo cual cuestiona el factor común que se elige desde la prensa burguesa para explicar los genocidios históricos.

The Economist pone al comienzo de la cita que elegí (y que, interesadamente, borré) “The atom bomb…”.

Pedirle que sea un poco científico y que ponga “The Capital…”, ya sería una locura.

Pensarlo, todavía no.

Me voy a dormir.

junio 4, 2011

Contaminación Combinada

Me acuerdo que hace un tiempo, después de leer un folleto de la FUBA sobre los fondos de la minera Bajo la Alumbrera me había quedado la sensación de que “faltaba algo”. Recuerdo haber buscado en algún momento anterior en internet, ya no recuerdo por qué, información sobre la extracción de minerales y había encontrado un par de cosillas interesantes. Como que los mineros se mueren a los 50 años (los más viejos) de mesotelioma (cáncer de pleura), o de cáncer de pulmón, o de silicosis, o de asbestosis, o de una seguidilla interminablemente terrible de enfermedades del sistema respiratorio causadas por inhalar cotidianamente el polvo de los metales que extraen con su trabajo en los yacimientos de las minas de Chile, Argentina, China, Brasil, Perú…

“Los mineros tienen los mejores sueldos”, titulaba una de las páginas de las empresas mineras locales. 6.700 pesos por mes es el promedio del salario de un minero en Argentina. Uno de los sectores mejores pagos del país.

Casualmente el día anterior a la lectura del folleto de la FUBA, había visto una noticia impactante: esa semana habían sido asesinados en Perú 7 mineros. Los habían mataron los milicos que fueron a parar la protesta en la ruta. Una protesta contra un decreto de Alan García que regula las normas que rigen las explotaciones mineras. Les dice a los capitalistas que tomen un par de medidas mínimas, como para que no se noten tanto los desastres ecológicos, vaya uno a saber por qué extraña disputa interburguesa que seguramente debe haber en Perú entre los empresarios mineros y el gobierno o los empresarios mineros chicos con los mineros más grandes, etc . Los laburantes saben que  el patrón va a cerrar la mina si tiene que desembolsar más plata para cumplir con esas medidas. Y que ellos se van a quedar sin trabajo. Ese trabajo que se lleva sus vidas tan tempranamente, con pulmones oscuros, tos seca durante las noches, asfixias recurrentes a la mañana, sangre por la boca durante el trabajo, y ese dolor de panza tan pero tan fuerte que uno prefiriría estar ya muerto. Ese trabajo que se lleva también la vida de sus familias, con sistemas digestivos degradados, huesos deformados, tejidos sanguíneos llenos del polvo del metal. Ese trabajo que les pagan con una muerte re jodida, con mucho sufrimiento, con mucha vida no vivida.

De esto la FUBA no decía nada en su folleto y menos que menos decían nada los ecologistas y ambientalistas.

Esta semana y desde hace ya un buen tiempo, se viene planteando en mi facultad (la FCEyN) el problema de los fondos de la minera Bajo la Alumbrera. Siempre partiendo de explicar que no se quieren los fondos de una empresa privada que contamina el suelo, el aire y la tierra con su actividad.

Dónde aparece el ruido?  Qué es lo que siento que “falta”? Me costó darme cuenta. Sentí que me incomodaba la declaración de la FUBA, así como siento ahora que me incomoda grandemente la declaración que están escribiendo las agrupaciones políticas de la FCEyN. Empezó como una sensación de levedad. De “ah, mirá”. Sensación de nada.

Hasta que apareció la idea, dibujada con grises del carbón y el plomo, con suaves tintes rojizos del hierro pero también de la sangre que ya no resiste permanecer en el cuerpo enfermo y cae al suelo con cada respiración profunda de los pulmones envenenados. Así, en el fondo, en lo profundo, apareció él: el minero. Lo ví dentro de la mina, sintiendo en sus ojos y su boca la contaminación que en las minas a cielo abierto como la Minera Alumbrera devora todos los recursos naturales locales. Lo ví lejos (y a la vez, tan, tan, tan cerca), y lo imaginé escuchando las declaraciones de las agrupaciones políticas de las universidades sobre la tierra y el agua y el aire y los peces y los árboles y los perros y los pájaros y, y, y, y… y ví cómo esas palabras lo alejaban cada vez más de mí.

Lo ví y sentí tristeza, por saber que no puedo hacer nada por revertir hoy mismo el daño que sufren los miles de millones de trabajadores de las minas desde hace tanto tiempo.

Pero también porque las declaraciones de las organizaciones que dicen luchar por un orden social en donde no haya explotación ni sufrimiento, no hablaban ni hablan de los explotados y los sufrientes. No existen en los folletos de hace 1 año de la FUBA ni existen en las declaraciones del Centro de Estudiantes de la FCEyN. No están. No son. No importan.

Después, recuerdo que me quedé pensando un poco porque de la tristeza hay que salir en algún momento. Y pensé esto: que el problema del folleto de la FUBA (y de la declaración que escribieron las agrupaciones de izquierda de la FCEyN) es, y esto es lo más importante, que los 7 mineros muertos de Perú dieron sus vidas defendiendo su trabajo. Que esa es una de las principales fuerzas motoras que hacen que el movimiento obrero salga a luchar (recuérdese también la increíble lucha de los mineros ingleses en 1984 que, incluso cargando con una dirección burocrática y vendida a la patronal, paralizó a Gran Bretaña durante más de 1 año con la movilización de más de 150.000 mineros y el apoyo de otros sectores de la clase obrera como los ferroviarios de Leicester y los impresores del Sun). Y que si no se quiere confrontar los intereses del trabajador con los intereses de las capas medias de la sociedad que ven el problema de los recursos naturales como un eje central, hay que encontrar la manera de que esas capas medias le hablen a los trabajadores y les digan: estamos en contra de la mina, estamos en contra de que las universidades acepten los fondos de la mina, porque en esa mina los trabajadores mueren contaminados, sus hijos juegan con tierra contaminada, sus familias toman agua contaminada y la empresa dueña de la mina, una vez que hubo destrozado todo, se lleva las ganancias que obtuvo con la sangre de los mineros, a sus cuentas bancarias en Europa, llevándose la vida de los mineros de Andalgalá y, también, los recursos naturales.

Yo sufro de una alta sensibilidad por lo no-humano: me llegan los plumajes de las aves y los cantos de las ranas y las danzas de las moscas y las miradas de los perros y de los lobos y de los tigres y de los monos y los movimientos de los celenterados y los suspiros de las cycas y los roces de los cienpiés en los dedos… de una manera muy profunda y hermosa. Siento la tierra y el aire y el agua y me asombran siempre y cada vez más todas las variaciones que muestra este mundo tan increíble y hermoso que me regala su oxígeno y sus formas y su esencia y su vida.  Hay un sentir sin embargo, que no me llega. Porque es un sentir que no está fuera sino dentro mío. Es un sentir de clase, construído conscientemente a partir de acumulación de libros y ensayos y poesías que hablan de Revolución y de Estado Obrero y de Libertad. Ese sentir es el que estalla cuando leo folletos y declaraciones que intentan cuidar la Tierra pero no muestran el mismo interés por las mujeres, los niños y los hombres que son explotados en ella.

¡Que las universidades rompan la complicidad  con la superexplotación a los mineros !

¡No a la aceptación de los fondos de la Alumbrera!

No al modelo de saqueo y contaminación!

¡No a la mercantilización de la educación!

POR UNA CIENCIA LIBRE DE LOS INTERESES DEL CAPITAL!